Ir a buscar
Inicio
Institucional
O. Sociales
R. Profesionales
T de Disciplina
Científica
Prensa
Deportes
Subsidios
Hospital
Industria - Drogueria
Cuota Social y Servicios
Asuntos Laborales
Skip Navigation Links
Inicio
BibliotecaExpand Biblioteca
C.I.M.F
| Educación PermanenteExpand | Educación Permanente
R.P.V.FExpand R.P.V.F
Laboratorio de C.C-BPPFExpand Laboratorio de C.C-BPPF
Certificación y Recertificación Profesional
|A.FExpand |A.F
FARCAVI
|Campañas de Salud
|Nanofarmacia

Seguinos en:  
 
Ir a buscar

Certificación y Recertificación Profesional   ImprimirConsultar

 ‭(oculto)‬ Certificacion y ReCertificacion Profesional

Título

Cuerpo

Caduca

Publicar

Principal

Copete

Copete_Texto

Plantilla

Foto

Fecha Ordenacion

Preview

Datos adjuntos
Tipo de contenido: Anuncios_Colfarma
Creado el por
Última modificación realizada el por
“El ver a un farmacéutico que certifica o recertifica, acompañado de sus hijos, esposo/esposa y hasta de sus nietos, es un ejemplo para propios y ajenos”

Con estas palabras el Dr. Néstor Caffini se expresaba en la entrevista realizaba a propósito del Acto de Certificación y Recertificación que se realizó el sábado 13 de diciembre en COFA, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En la misma analiza el evento, reflexiona sobre la importancia a la capacitación permanente para el farmacéutico y cómo ve la educación en el ámbito de la salud en general.

¿Qué le pareció el evento de la Certificación y Recertificación Profesional?

No es el primer evento de esta naturaleza en la que tuve el honor de ser invitado a participar y en todos ellos se manifestaron dos aspectos sobresalientes. Por una parte la calidez que surge a cada instante, tanto de parte de quienes conducen el acto como de los recipiendarios de las distinciones obtenidas gracias al esfuerzo constante en pos de la actualización permanente de sus conocimientos profesionales. El ver a un farmacéutico que certifica o recertifica (o que re- recertifica, como en algún caso) acompañado de sus hijos, esposo/esposa y hasta de sus nietos es una satisfacción para el causante, pero además es un ejemplo para propios y ajenos.

El otro aspecto es el académico-profesional. Si bien en esta época de auge de las comunicaciones el acceso a la información a través de internet permite una cierta actualización en aspectos puntuales, no reemplaza de ninguna manera la seriedad de un curso desarrollado por un especialista en la materia. Quiero de esta manera minimizar la crítica que uno puede hacerle a un colega que no puede (me cuesta decir que no quiere, pero también es posible que ocurra en algunos casos) acceder al sistema de actualización continua. De todos modos, en la medida en que se facilite el acceso de más colegas a estos cursos a través del sistema de educación a distancia probablemente se logre ir revirtiendo la ecuación. 

¿Qué lugar le da usted en importancia a la capacitación permanente, sobre todo en el ámbito de la salud y más específicamente en el farmacéutico?

En este mundo globalizado, en cualquier actividad la actualización de los conocimientos o de las destrezas adquiridas resulta inevitable. El avance avasallante de los conocimientos científicos y tecnológicos inmediatamente descalifica y desaira a quien no se adapta al mismo. Pero este hecho, que en muchos casos esencialmente perjudica a quien se niega a actualizarse, es especialmente grave en el caso de profesiones relacionadas con la salud. Y debe recordarse que el farmacéutico es uno de los principales agentes primarios de la atención de los pacientes, quienes recurren a él en la confianza de que encontrarán una orientación y/o un apoyo para sus necesidades sanitarias. En este sentido la capacitación permanente no deviene en una necesidad, sino en una obligación moral. De allí la trascendencia que tiene el tema de la actividad de posgrado fomentada por los organismos profesionales, per se o en conjunto con las Universidades y centros de investigación.

¿Qué posición tiene al respecto sobre la educación para los profesionales de la salud y sobre todo de los farmacéuticos?

Entiendo que la consulta está dirigida a la formación de posgrado, pero de todos modos vale la pena recordar que ningún posgrado puede mejorar una mala formación de grado . La Ley de Educación Superior N° 24521 de 1995 establece claramente (art. 43°) que "Cuando se trate de títulos cuyo ejercicio pudiera comprometer el interés público poniendo en riesgo de modo directo la salud… …Los planes de estudio deberán tener en cuenta los contenidos curriculares básicos y los criterios sobre intensidad de la formación práctica que establezca el Ministerio de Cultura y Educación". En nuestro país existe desde hace varios años una entidad que reúne a las Facultades que dictan las carreras de Farmacia y/o de Bioquímica (ECUAFYB, Ente Coordinador de Unidades Académicas de Farmacia y Bioquímica), que tutela el nivel de formación que deben tener estas carreras y propone la existencia de estándares mínimos (en cuanto a contenidos y carga horaria) que en este caso deben asegurar las carreras de Farmacia que se dictan en Universidades públicas o privadas de nuestro país. En otros términos, la Ley 24521 apunta a garantizar que no existan profesionales de primera y de segunda que atiendan a ciudadanos de primera y de segunda.

Pero como se ha mencionado anteriormente, una buena formación de grado −muy especialmente en el ámbito de la salud humana− no garantiza una buena prestación profesional si la actualización de conocimientos no tiene lugar. De allí que todo esfuerzo que se realice por ofrecer al profesional farmacéutico las mejores armas para que sus conocimientos estén permanentemente vigentes siempre va a ser considerado insuficiente.

¿Cómo ve a los Farmacéuticos que se capacitan permanentemente y qué les recomendaría a los que no se comprometen en seguir estudiando?

Quizás mi respuesta suene demasiado dura, pero quien se capacita permanentemente no hace sino cumplir con una de sus obligaciones profesionales. No es habitual que los farmacéuticos formulen el juramento hipocrático, más común en las ceremonias de entrega de títulos a médicos, pero ello no exime al farmacéutico de las responsabilidades que tienen para con los pacientes, entre ellas ejercer la profesión con la dignidad que sólo da la formación continua. No creo tener autoridad moral para reconvenir a quienes no se comprometen a hacerlo, pero sí creo en la fuerza del ejemplo, del que el Programa de Actualización Profesional del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires es digno de destacar.

Dr. Néstor Caffini Director Evaluación Permanente Facultad de Ciencias Exactas Universidad Nacional de La Plata

Cerrar

COLEGIO DE FARMACEUTICOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES calle 5 N° 966 (1900) La Plata Tel (0221) 4290900 Lineas rotativas - farmaceuticos@colfarma.org.ar -